Recomendaciones para combatir el insomnio

-Reducir la ingesta de estimulantes como la cafeína, teína, taurina, tabaco, etc..  E intentar abstenerse de su consumo al menos 6 horas antes de dormir ya que estos estimulantes dificultarán la conciliación del sueño.

– Realizar ejercicio físico al iniciar el día o en la tarde. No realizar ejercicio físico en exceso antes de dormir, pues resultará estimulante para el sistema nervioso.

-No realizar siestas diurnas.

-Asocie algún ritual tranquilizador justo antes de irse a la cama, por ejemplo una ducha o baño, un masaje en los pies, o tomarse una infusión o un vaso de leche.

-Procure que la habitación de descanso tenga poca iluminación y ruido, y que más bien le ofrezca un ambiente confortable y acogedor . No es aconsejable quedarse dormido en el sofá.

-No use la cama para actividades que no sean dormir, a excepción de la actividad sexual. Nos referimos a leer, ver televisión o para cualquier otra actividad que no esté relacionada con el sueño.

-Asegúrese de irse a la cama tras hacer sus necesidades fisiológicas y prescinda de beber exceso de líquido en las horas previas.

-Si es incapaz de conciliar el sueño en unos 20 minutos, levántese, beba agua o una infusión y permanezca en otra habitación durante unos minutos. Regrese después a la cama.

-Levantarse y acostarse todos los días a la misma hora, facilita al organismo un ritmo vigilia-sueño constante. En lo posible, tenga en cuenta llevar a cabo esta recomendación.

Si todo esto no funciona y su insomnio afecta a su actividad diurna o se suele despertar con sensación de no haber descansado, consulte con su médico. Puede ser necesario descartar alguna patología o prescribirle alguna medicación.